Noticias
Noticias
Toda la información del colegio, actividades, actos culturales, avisos, etc...

Noticias

Vivir en el internado puede ser muy divertido

Vivir en el internado puede ser muy divertido, aunque a veces no lo parezca.

Cuando explicamos la convivencia en el internado les contamos a los externos, que tenemos dos estudios de hora y media, que solo podemos salir los sábados hasta las doce menos veinte o que nos castigan sin móvil si bajamos dos días tarde seguidos a clase. Sin embargo, no solemos contar que compartimos todas las prendas de ropa que ocupan nuestro armario, que nos echamos la siesta juntos, que por las noches bajamos al “pabe” para desconectar o que nos duchamos con la música tan alta que a veces nos tienen que llamar la atención.

Esta claro que muchas veces la rutina nos obliga a tener unos horarios y unas normas que faciliten la convivencia y el funcionamiento del internado, pero hay días que podemos tomarnos de distensión, como cuando el pasado fin de semana nos fuimos a la Warner.

En el bus ya vislumbrábamos lo que sería el día, un altavoz y más de 40 internos cantando sin parar de la emoción que teníamos. Nada más llegar vimos gente, mucha gente, demasiada gente en realidad. Pero comprendimos que era algo positivo, el sol brillaba y calentaba, podíamos montarnos en todo lo que quisiésemos. Bien es cierto que había largas colas para montarse en ciertas atracciones, exageradamente largas diríamos, pero estábamos demasiado felices como para que eso nos amargase el día, mientras esperábamos, jugábamos y cantábamos para que fuese más ameno, nos confesábamos con quien teníamos al lado, muchos pudimos hablar con compañeros que de otra manera no hubiese surgido con tanta facilidad y pasamos un día increíble cerca de nuestra pequeña gran familia. La vuelta fue más calmada, ya no nos quedaban muchas fuerzas, la mitad del autobús estaba dormido y la otra mitad susurraba lo que generaba un clima de indudable calma y tranquilidad, después de un largo día de emociones.

VOLVER